Efectos del alcohol para quien entrena – ¿perjudica su desempeño?

Efectos del alcohol para quien entrena – ¿perjudica su desempeño?

¿Sabes cuáles son los efectos del alcohol para quien entrena? Algunos pueden contestar, pero los expertos comprueban lo que afirman. El alcohol y las actividades físicas están lejos de coincidir.

Muchas personas defienden sus preceptos, sosteniendo el hecho de tomar su cervecera y no sentir ninguna diferencia en el desempeño. Esta diferencia, en realidad, es al principio imperceptible, y, sobre todo, severamente gradual.

Se han realizado numerosas investigaciones de rendimiento para tratar el asunto. Al final, salir a beber socialmente es algo que forma parte de la cultura humana. Desafortunadamente, este mal hábito afecta a todos. En los atletas, entonces, el efecto parece abatir aún más las funciones básicas que él necesita para su entrenamiento diario.

No a la boca, el alcohol ya debe ser evitado por personas que no requieren mucho del cuerpo. El alcohol es una droga legalizada maléfica que ya forma parte de lo cotidiano. Exponer los riesgos es necesario para entender cómo actúa en el organismo. A pesar de que ningún efecto aparente parece estar ocurriendo, el interior del cuerpo grita mientras el exterior todavía parece callado. Pero lo que no se sabe es que los órganos internos hacen una fuerza inmensa para sostener las varias cervezas consumidas el día anterior.

La incompatibilidad entre alcohol y actividad física

Después de todo, ¿es mito o verdad que el practicante de deportes no debe consumir alcohol? En realidad, no está prohibido el consumo. La persona que practica actividad física y consume una cantidad significativa de alcohol en varios períodos de la semana, es decir, una cantidad significativa de alcohol en varios períodos de la semana presenta un deterioro de la calidad física. Esto se debe al alcohol disminuir la fuerza, la velocidad, la capacidad cardiorrespiratoria y la respuesta muscular.

Los principales efectos del alcohol para quien entrena

Constantemente vemos que el alcohol es perjudicial para el organismo. ¿Pero dónde verdaderamente perjudica el cuerpo? Listamos un pequeño número de factores provocados y agudizados por el consumo de alcohol y que entorpecen la práctica deportiva. • Deshidratación constante: es la mayor consecuencia de la combinación.

El efecto del alcohol es totalmente perjudicial a la función desempeñada por los riñones, promoviendo pérdida significativa de agua y electrolitos, el sudor y la orina se potencian,

Arritmia cardiaca: puede ser provocada por el rápido disturbio ocasionado por la función renal que acaba “desperdiciando” agua y electrolitos a causa del alcohol en el organismo;

Aumento de peso: debido a la gran cantidad de calorías en un vaso de cerveza, por ejemplo, se nota una ganancia de peso después de pocos días de análisis sobre el consumo;

el alcohol tiene un efecto de disminución de la glucosa en el organismo. La actividad física, por sí sola, ya es un factor que contribuye a ello. Mezclado con el consumo de alcohol, se tiene un efecto potenciado-y pésimo para el organismo. Esta ausencia de glucosa para quemar en la actividad física provoca en el cuerpo un efecto que lo hace usufructuar de la proteína como fuente de energía,

El alcohol perjudicando en la ganancia de masa muscular

Así como las especificaciones anteriores, ingerir alcohol y hacer musculación puede traer graves maleficios al cuerpo.

Afectando también el aspecto hormonal, el alcohol interfiere y actúa directamente en la hipófisis y en el hipotálamo, como también en los testículos. Los testículos, por ejemplo, son encargados de la producción de la principal hormona masculina, responsable sobre todo por la fuerza muscular.

En las mujeres, esto también se agrava, causando problemas en el metabolismo óseo. Además, los disturbios menstruales ocurren sin explicación aparente, además del alto desequilibrio hormonal por el cual el cuerpo femenino acaba pasando. Para cualquier tipo de género, la disminución de la síntesis proteica ocurre de cualquier forma, sea la cantidad ingerida alta o baja.

Pero eso no es un gran problema para quien no es atleta y consume su cervecería algunas veces a la semana. Sin embargo, para quienes esperan resultados, no puede pensar en afectar su capacidad de sintetización proteica.

Cómo solucionar este problema?

Pensando en ello, La clave principal es: sepa el límite. Lo ideal es no consumir bebidas alcohólicas 72 horas antes de la práctica deportiva. Es necesario reconocer los límites y no exigir de su cuerpo que sea para beber la máquina que él es para correr.

Ahora usted ya conoce los efectos del alcohol para ¡Quién entrena! ¿Te gusta? Compartir

Una buena formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *