El Triatleta

El Triatleta

Sabemos que para formar un buen triatleta muchos detalles y hábitos son importantes en la rutina. Los cuatro son los pilares para la formación de un atleta sólido: entrenamiento, alimentación, recuperación adecuada y una mente sana (factores psicológicos).

Creo que la mayoría de las personas y en el caso de que se trate de una persona, (En el caso de que se trate de una persona que no sea una persona). Para el que no está muy familiarizado, el Triatlón se resume a un deporte donde usted tiene que nadar, pedalear y correr, o sea, son 3 modalidades distintas a ser realizadas de la manera más rápida equilibrada posible. No hay que hacer una de ellas muy bien y otra muy mal, pues su resultado no será satisfactorio.

Dentro de los próximos posts exploraremos cada uno de los 4 pilares para que usted. el lector del HdT puede acompañar y poner algunos consejos en práctica en su propio entrenamiento.

Tomaremos en consideración la experiencia del individuo: si éste ya viene de otra modalidad deportiva o que se ha convertido en una “carrera deportiva” con el triatlón.

Para dar ese “start”, es muy importante saber dónde nos encontramos, es decir, que estado se encuentra su aptitud física. Para saber esto sería interesante tener una prueba ergoespirométrica, para que sepamos cuál es la real condición cardiorrespiratoria. Hoy en día no necesitamos quedar atrapados en laboratorios para la realización de esta prueba ya que ya existen equipos que lo realizan al aire libre, simulando con bastante realidad las modalidades.

Si usted no tiene acceso a una prueba como ésta, busque un profesional de educación física especializado en entrenamiento de triathlon, para ayudarle en esta evaluación.

Es fundamental que la capacidad funcional de sus músculos también se evalúa para saber cuánto puede someterlos a entrenamientos intensos. Por ejemplo: si usted no tiene una buena movilidad de cadera, es decir “cadera bloqueada” (glúteos acortados y flexores de cadera debilitados), cuando se somete a los entrenamientos largos de bicicleta, la probabilidad de desarrollar una lumbalgia es muy grande. En la mayoría de los casos, la falta de movilidad en la región del hombro, es decir “movimientos del hombro bloqueado” (pectoral acortado, trapecio y romboides debilitados), con el aumento de la intensidad en la natación, usted puede sufrir dolores en esa región del hombro. En fin, antes de someterse a entrenamientos de natación, bicicleta y carrera será muy importante que usted busque saber en qué nivel de acondicionamiento usted se encuentra, de esta manera aprovechará al máximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *