Xilitol – Aprenda lo que es y conozca los beneficios en relación al azúcar

Xilitol – Aprenda lo que es y conozca los beneficios en relación al azúcar

En el caso de que el usuario no se encuentre en la lista de los usuarios, el usuario no podrá acceder a la base de datos.

¿Has oído hablar de Xilitol? Hay algo sobre el azúcar que la mayoría de la gente desconoce. Cuando, en el día a día, las personas consumen azúcar como un hábito sedimentado, repetido por todos los demás, sea en el café, en el té o en los jugos, sea en los alimentos dulces y/o industrializados, ignoran que ese hábito es un fenómeno reciente en la vida “Hasta hace unos siglos atrás, el azúcar, el que viene de la caña, pero llega a la mesa procesada, era algo raro, lejos de ser producido industrialmente.

Lo que las personas ignoran es que ese azúcar, además de no contener componentes nutricionales mínimamente relevantes, es producto de un proceso físico-químico, que incluye la adición de clarificantes, agentes de que pueden ser cancerígenos o causantes de otros daños a la salud.

Estos datos, por sí solos, recomendaría la eliminación del azúcar de la rutina alimentaria o por lo menos la reducción drástica en el consumo. El azúcar procesado es totalmente innecesario pues los carbohidratos, fundamentales para generar energía para el cuerpo, es esencial para generar energía para el cuerpo, se encuentran en los alimentos naturales, como frutas, legumbres, hortalizas y cereales integrales.

El azúcar refinado, a su vez, puede ser considerado una inyección de glucosa aplicada en la vena, generando energía en exceso, que sobrecarga el metabolismo del cuerpo, aumenta la grasa corporal, causa envejecimiento precoz, estimula el páncreas y afecta el sistema inmunológico, entre una serie de otros problemas.

Que se verá más adelante.

Considerar los beneficios del xilitol es, ante todo, admitir que no puede vivir sin el azúcar, luego la solución es intentar atenuar los efectos allí de inconvenientes de ese uso. El uso del xilitol es originario del siglo pasado, en la década de 40, con ocasión de la Segunda Guerra Mundial, en la década de los 40, cuando Finlandia, un país del norte de Europa, se vio afectado por una crisis en el abastecimiento de azúcar, lo que llevó a los investigadores locales a buscar formas de sustituirlo.

Llegaron entonces a través del procesamiento de la xilosa, al xilitol, cuyo uso, e incluso la apariencia, son idénticos al del azúcar.

¿Qué es xilitol?

El xilitol es un alcohol de azúcar. Deriva de la xilosa, que es un monosacárido que se puede encontrar en frutas y verduras consumidas diariamente. Se puede extraer, para fines comerciales, del maíz o de la cáscara de abedul, pero puede ser encontrado, también, en la propia caña de azúcar, en la ciruela, frambuesa e incluso en algunas especies de setas.

De ese proceso se extrae un polvo blanco y casi tan dulce como el azúcar. En números, ese ” casi tan dulce como el azúcar ” corresponde al 95%. En cambio, cada gramo de xilitol contiene un 60% menos de calorías que el azúcar. El xilitol contiene 2,4 calorías por gramo, contra 4 calorías del azúcar.

Al igual que el azúcar, el xilitol sirve única y exclusivamente para endulzar, no teniendo valor que no proporciona cantidades mínimamente relevantes de vitaminas, proteínas o minerales.

Lo que dicen los órganos de salud

Se estima, a partir de estudios, que el uso de 430 gramos diarios de xilitol es una dosis segura para el consumo. Las investigaciones muestran que el uso continuado de este producto no ha traído problemas relacionados con su consumo a largo plazo.

Ventajas en relación al azúcar

Los beneficios, no obstante, no paran ahí. El índice glucémico del xilitol es 7, mientras que el del azúcar es de 70. El índice glucémico es una escala de 0 a 100, que clasifica el comportamiento de los alimentos consumidos en cuanto al proceso metabólico del cuerpo.

Esa misma propiedad ayuda a reducir el riesgo de diabetes al estabilizarse la glucemia sanguínea, estando el xilitol relacionado, también, a una menor incidencia de caries, si se compara a los efectos del azúcar común, razón por la cual el xilitol es común en gomas de mascar, productos para personas con diabetes, dulces de reducido valor energético y, productos de higiene oral.

Estas bacterias se alimentan de la glucosa de los alimentos, pero este proceso es inhibido en el caso de los alimentos con xilitol. Sin estos alimentos, las bacterias mueren.

Estos mismos estudios muestran que el uso de gomas de mascar de xilitol son capaces de reducir en hasta 75% las bacterias que generan las bacterias de acuerdo con los estudios, el uso ayuda en la absorción de calcio, beneficiando los dientes y ayudando a prevenir la osteoporosis. El xilitol actúa también en la producción de saliva y en la reducción de la acidez, aumentando la incidencia de fosfato y calcio, minerales importantes para la salud y vitalidad de los dientes, así como protege el esmalte.

En eso, el xilitol no se diferencia del azúcar. Lo que se debe subrayar es que, por sus características, el impacto, positivo o negativo en el aumento o reducción del consumo es mucho menor que en el azúcar, lo que ya es un factor bastante positivo.

La explicación es muy simple. El adelgazamiento es consecuencia del consumo de calorías inferior al necesario para el proceso metabólico.

A pesar de ello, estudios hechos con ratones en Sudáfrica y Japón muestran que el consumo de xilitol llevó a la reducción de la insulina y la glucosa en la sangre, con reducción de peso. Los animales perdieron grasa visceral y tuvieron mejoría en el proceso de oxidación de grasas, lo que llevó a los estudiosos a concluir que el xilitol puede ser utilizado en la prevención de la obesidad y del síndrome metabólico.

Aumento de masa muscular.

Se cree que el uso ayuda en el combate a las infecciones del oído, que son promovidas por las mismas bacterias que, que se neutralizan con el uso del xilitol.

Efecto colateral

O xilitol tiene un bajo valor energético porque el organismo no puede metabolizarlo completamente. Por su parte, la sustancia queda prácticamente inalterada en su curso por el sistema digestivo, reaccionando con algunos alimentos por el camino, resultando en fermentación del bolo alimentario formando gases y posible distensión abdominal, náuseas e incluso diarrea.

El consumo debe ser interrumpido en el caso de los síntomas.

¿Te gustó? ¡Comparta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *